El Taller de Arquitectura

Estudiantes de Arquitectura en el Taller II
Estudiantes de Arquitectura en el Taller II

Si consideramos la enseñanza de la Arquitectura y más específicamente el espacio curricular del Taller –donde se produce la síntesis y la integración de campos– sigue vigente, entre estudiantes y docentes, el debate acerca de si en el Taller Vertical se logran mejores resultados que en el Horizontal.

Hay antecedentes de cátedras paralelas de Talleres Verticales de Arquitectura, por ejemplo, en las Facultades de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Plata, Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional de Rosario, Universidad Nacional de Mar del Plata, entre otras. El arquitecto Tomás Maldonado en 1984, cuando fue designado Profesor Honorario de la FADU UBA, a su regreso al país con la democracia, ponderó, entre otros temas abordados, la enseñanza de la arquitectura y el diseño con estas características.

En la región del NOA, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán tiene una oferta de cátedras paralelas de Talleres Verticales de Arquitectura, brindando opciones de una elección permanente, tanto a los estudiantes como a los docentes del área proyectual. También aquí se interrumpieron durante los gobiernos autoritarios, pero se retomaron una vez que recuperamos la vida democrática.

Cabe mencionar que esta modalidad de trabajo se puso en práctica en esta Facultad del norte argentino cuando se creó el recordado Instituto de Arquitectura y Urbanismo en 1947 con la llegada de los arquitectos Rogers, Calcaprina, Tedeschi, Vivanco, Sacriste, Caminos, etc. Toda esa época de innovación en la enseñanza y el aprendizaje de la Arquitectura en el espacio de síntesis de sus Talleres –descripta en la tesis doctoral del Dr. Arq. Franco Marigliano– fue interrumpida por la Revolución Libertadora.

Recordamos la lucha de muchos estudiantes y docentes de la universidad pública argentina, quienes valientemente reinstalaron los Talleres Verticales de Arquitectura luego de la última dictadura cívico-militar, puesto que no funcionaron durante ese período. Esto se entiende si pensamos que en esa época oscura de nuestro país era peligroso incentivar la participación, la creatividad y la vida democrática como espacio para la construcción del conocimiento crítico entre estudiantes avanzados y novatos, con la guía del docente.

Consideramos que la posibilidad de implementación de Talleres Integradores de Diseño Verticales, en la carrera creada hace un par de años en el Departamento de Arquitectura, de la Facultad de Tecnología y Ciencias Aplicadas, de la Universidad Nacional de Catamarca –con un trabajo de coordinación institucional que lo haga posible y respetando el paradigma de la Arquitectura del Ambiente–, constituiría una estrategia pedagógica válida para que el estudiante aprenda con más calidad en un espacio social, democrático, de integración y articulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *